George Springer mostró su frustración ante el equipo de los Mets, dándole al dogout con su bat.

Uno de los equipos más interesantes en la pretemporada son los Astros de Houston, después del escándalo de robo de señas durante la temporada baja. Muchos jugadores de los Astros no lo están pasando tan mal, pero otros no.

Springer, quien ingresó al juego del domingo bateando apenas 190, mostró toda su frustración en el partido ante los Mets, golpeando su bate con frustración en el banquillo después de ser ponchado.

Al parecer ese escándalo está afectado el rendimiento del jugador, tiene pobres números, muy por debajo a lo que solía poner y aunque solo han pasado siete juegos, ya está lidiando con su propia frustración.

Sin embargo, esto es solo la primavera, la verdadera temporada empezarán unas cuantas semanas, y todos veremos de que en verdad están hechos los Astros de Houston. ¿Podrán los Astros tener el mismo rendimiento?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here